Siria no posee armas químicas desde 2016 pero EEUU insiste en invadir